Husky Siberiano, una bella historia

 
 
 

Publicado por Veronica Leyva January 3, 2018

 

Son originarios del Noreste se Siberia, específicamente de la población Chukotka en Rusia, éstos perros fueron criados por la tribu Chukchi y se considera la raza más antigua de perros en el mundo. Se volvieron populares al ser llevados a Alaska a inicios del siglo XX para ser aprovechados por su resistencia a los climas helados y su inteligencia en el transporte de mercancías y en equipos de trineo; siendo más solicitados incluso que los perros originarios de Alaska.

Éstos perros poseen una gran inteligencia, pero un carácter muy temperamental, son muy conocidos por aullar en vez de ladrar debido a que son descendientes del lobo.

Tamaño: 60cm macho y 56cm hembras  Esperanza de vida: de 10 a 12 años.

Pelo: es recomendable no cortárselo debido a que la capa del perro de los Huskys los protege de bichos e infecciones y cumple una función muy importante al mantenerlos calientes en climas fríos. Su piel es una de las más sensibles entre los perros y al retirarles el pelo se les pueden ocasionar quemaduras.

 Clima ideal: frío

Carácter: amistoso, fiel, sociable y bueno con los niños.

 Alimentación: depende de su actividad física, pero es recomendable entre 400 y 500g al día.   

 Necesidad de ejercicio: mucha, ya que tienen mucha energía.

Color: plata con negro o gris y café con blanco.

Curiosidades

La población de Nome, Alaska, durante los primeros meses de 1925 fue víctima de un brote difteria (enfermedad mortal que afecta principalmente a los niños menores de cinco años); para combatir esta enfermedad se requería con urgencia de grandes cantidades de antitóxina diftérica, con la cual no se contaba en el pueblo de Nome.

La medicina fue transportada en ferrocarril del pueblo Anchorage hasta Nenana en donde  el único medio de transporte para la medicina fueron los trineos tirados por perros, ya que las masas de agua congelada impedían la navegación  y soportaban a dichos trineos. En ésta expedición participaron más de 20 mushers y alrededor de 100 perros entre los que estaba un Husky Siberiano llamado Balto, quién lideró y guió al equipo a pesar de que no lo consideraban apto para ese trabajo.

Estos perros se convirtieron en héroes después de llevar la medicina y su historia fue difundida por la prensa internacional, al final de 1925 fue colocada en el Central Park en la ciudad de New York una estatua en su honor.

En 1995 la historia de Balto fue llevada a la pantalla grande con una película de dibujos animados.

 

Quiero compartir esta página:

Facebook
Twitter
Visit Us
Instagram
 
No hay comentarios, Se el primero!
  •  
     
     

  •